viernes, marzo 24, 2006

(XVII) Medidas Tecnológicas de Protección

f. Deber de facilitar el ejercicio de los límites

Artículo

Redacción Propuesta

Redacción Actual

Artículo 161.2

Cuando los titulares de derechos de propiedad intelectual no hayan adoptado medidas voluntarias, incluidos los acuerdos con otros interesados, para el cumplimiento del deber previsto en el apartado anterior, los beneficiarios de dichos límites podrán acudir ante la jurisdicción civil

Novedad.




e obliga, se articula como deber, a los titulares a poner a disposición de los consumidores mecanismos para dejar sin efecto las medidas protectoras con el fin de realizar las acciones propuestas como límites.

Además cuando no sea así, los usuarios podrán solicitar judicialmente a la empresa la supresión de las medidas.

Esta redacción es importante, sobre todo por el efecto indirecto que provoca de zanjar definitivamente la calificación jurídica de la copia privada como derecho. A lo largo de todo este análisis se ha tratado de evitar referirse a la copia privada como derecho, toda vez que las entidades de gestión, sus responsables jurídicos, y parte de la doctrina entendía que la misma es un límite a los derechos de propiedad intelectual del autor, y al no ser un derecho no era susceptible de tutela. Esta discusión, de contenido más bien abstracto es de relevancia sobre todo, como se ha dicho, a efectos de saber la forma de articularlo.

Al ser un derecho no puede dejarse vacío de contenido, puede pedirse su respeto por parte del infractor, etc. Esto coloca a los titulares de derechos en la posición de ser posibles infractores de los derechos de los consumidores y usuarios, y se habilita a estos últimos a articular su defensa judicial, y no solo de manera individual sino que se concede legitimación activa para ello a las organizaciones de consumidores y usuarios.

Así, ahora, si sigue adelante esta redacción puede afirmarse sin ningún género de dudas que la copia privada es un derecho, contra todo lo que las entidades de gestión sobre todo continúan afirmando. Prueba de ello es que nunca en el texto de la LPI se habla de la copia privada como derecho, siempre como límite, y la calificación jurídica de la misma deba hacerse por interpretación “a sensu contrario” de este artículo 161.2., y atendiendo a la auténtica naturaleza de su contenido.

Y puede pedirse a un juzgado no solo que obligue a la industria a ofrecer medios para saltar las medidas tecnológicas, sino incluso para garantizar la efectividad del derecho de copia privada, como por ejemplo permitiendo la entrada a recintos de exposiciones con cámaras fotográficas, o a los cines con cámaras de video, etc.